Tener un hijo varón es conseguir un príncipe azul para siempre.

Salud 289 Visitas

Traer al mundo a un hijo varón es una hermosa aventura para una madre porque finalmente… ¡El verdadero príncipe azul ha llegado!

Durante nueve meses hemos cobijado en nuestro cuerpo otro sexo, el masculino. Para una madre, el hijo varón es ese pequeño gladiador que va a conquistar el mundo para ella y hará todo lo que ella como mujer no ha podido hacer. En resumen, un hijo varón es la reencarnación de su madre en un hombre.

Dar nacimiento a un hijo varón es penetrar en otro planeta, en el mundo de los hombres. Es siempre un poco desconcertante tener en brazos a una personita que no sabemos muy bien cómo tratar. ¿Cómo educarlo, amarlo o guiarlo?

Nuestro príncipe azul nos propone un desafío día a día, porque hoy es un trabajo inmenso el que hacemos las mujeres que criamos hijos varones y combinamos ternura con firmeza, además de ayudar a forjar una personalidad masculina y enseñar a respetar y entender la femineidad.

El lazo que creemos con nuestro hijo varón será indestructible. Un amor recíproco que se gestó durante meses pero que en cuanto se cruzaron las miradas al momento de conocernos por primera vez, se materializó en un pacto de amor eterno, de fidelidad absoluta y de completa lealtad.

Una fascinación mutua.

Es verdad, las mamás perdonamos todo a nuestro pequeño príncipe azul. Nos fascina, no seduce, ¡nos hechiza! ¿Cómo negarles algo? Imposible…

¿Y él? Nuestro hijo alimenta un amor incondicional por su madre que durará toda la vida porque ella es su primer amor, su fuente de vida y el ser más importante en este mundo.

Pero precisamente ese mismo amor nos obliga a imponer ciertos límites y demostrar autoridad cuando sea necesario. Una buena madre brinda seguridad a su hijo sin ser agobiante porque de esta manera moldea las bases de una personalidad sólida y segura.

La imagen de la femineidad.

¿Por qué negarlo? Estamos enamoradas de nuestros hijos y el sentimiento es recíproco. Todas disfrutamos cuando nos traen flores o nos acarician el cabello. Cada mamá con su amor absoluto, enseña a sus hijos varones cómo amar a una mujer y a su vez, cómo obtener su amor.

Los niños de una mamá que muestra, a no importa qué edad, que espera ser tratada con respeto y amabilidad incluidos el padre y cualquier otra persona, buscará más tarde mujeres que se parezcan a ella y sabrán quererlas mejor. ¡Somos su modelo de mujer!

Criar hijos varones es un desafío que vale la pena. De pronto tenemos que aprender de fútbol, autos e incluso revelar técnicas de conquista para dar un empujoncito a nuestros hijos cuando llegue ese momento.

No hay nada más maravilloso que educar niños que un día serán hombres dulces y atentos. Hombres considerados con las mujeres y los niños, maridos generosos, leales y fieles y trabajadores responsables y dedicados. Es una enorme responsabilidad, pero todas somos capaces de hacerlo.

Las mujeres que fuimos bendecidas con esta suerte enorme un día recogeremos los frutos de años de dedicación abnegada y amor incondicional.

¡Cuéntanos tu experiencia como madre de hijos varones y comparte con otras mamás!

Recuerda compartir, comentar, dar like (Me Gusta) a nuestras publicaciones y etiquetar a tus amigos para que esta familia siga creciendo. Si nos ayudas a difundir nuestras publicaciones, cada día podremos seguir brindándoles una mayor cantidad de consejos de salud, belleza y bienestar general.


Si te gustó, Dale Me Gusta y COMPARTELO


Deja tu comentario y dinos si tienes alguna duda sobre lo que leíste

Compartir

Comentarios