Esta es la solución definitiva para la Celulitis. Ponlo en practica hoy mismo

La Celulitis es una preocupación relativamente lógica si se tiene en cuenta que aproximadamente el 90% de las mujeres tendrán en algún momento de su vida. Pero en ocasiones deriva en obsesiones innecesarias con desenlaces bastante peligrosos.




Por eso es importante conocer en profundidad todo lo que se esconde detrás de esta acumulación tan indeseada de la grasa en la piel, para así comprender que ni es una enfermedad ni, en puridad, un defecto.

Su nombre no es correcto

Técnicamente, llamar a la piel de naranja celulitis no es correcto. En medicina, el sufijo –itis hace referencia a una inflamación, como en faringitis o apendicitis, por lo que en este caso etimológicamente se trataría de una inflamación de las células.

Exactamente, el término celulitis hace referencia a una infección causada por bacterias que afecta a las células del tejido conjuntivo subcutáneo, el que está debajo de la piel, dando lugar a síntomas como enrojecimiento de la zona, dolor, aumento de la temperatura y edema.




Por lo tanto, su nombre técnico es paniculopatía edemafibratoesclerótica o, más resumidamente, lipoesclerosis.

La causa real

La celulitis, o piel de naranja, no es más que una distorsión del tejido conjuntivo ubicado bajo la piel, que genera una acumulación de la grasa corporal palpable a través de la superficie cutánea.

Aunque puede deberse a muchos factores, este cambio en la arquitectura del tejido conjuntivo suele tener un claro componente hormonal. De ahí que sea muy raro en hombres y que las tres etapas de la vida de las mujeres en las que se manifiesta con más fuerza sean la pubertad, el embarazo y la menopausia.

La zona en la que se manifiesta con más claridad responde a un sentido evolutivo, ya que las mujeres tienden a acumular más grasa en torno a las caderas y los músculos, con el fin de crear un entorno favorable para el desarrollo eventual de un feto.

El ejercicio como única solución

Aunque no existen estudios definitivos que confirmen que el ejercicio pueda poner fin definitivo a la celulitis, la experiencia de quiénes se ejercitan a diario parece demostrar que sí lo hace.




De hecho, la razón por la que los hombres no suelen manifestar este tipo de problemas es que su tejido conjuntivo está más interconectado y no deja espacio para la formación de grandes parches de grasa.

Así, el ejercicio podría imitar este efecto, ya que la generación de tejido muscular ayudaría a que la zona se haga más compacta, suavizando los bultos de grasa asociados a la piel de naranja.

Si te gustó, Dale Me Gusta y COMPARTELO


Deja tu comentario y dinos si tienes alguna duda sobre lo que leíste