Científicos piden a las personas que dejen de consumir leche

La industria lechera gasta un montón de dinero para convencer al público en general de que la leche es necesaria por razones de salud, pero lo que no se dice es que para los adultos el consumo de leche animal puede estimular la enfermedad coronaria, obesidades, diabetes, cáncer de mama, próstata y de colon.




Enfermedades autoinmunes, osteoporosis, enfermedades de la retina y los riñones, la diabetes tipo 1 en niños predispuestos, etc. La leche, especialmente la leche de vaca es la principal causante de alergia a los alimentos más comunes. Incluso cuando no se es alérgico a la leche a menudo se crea intolerancia. Clínicamente, la leche está estrechamente ligada al aumento de problemas de la piel (eczema), sinusitis, migrañas y dolor en las articulaciones.

En realidad la leche es mucho más que una bebida, es un fenómeno cultural y comercial que puede ser analizado en toda la historia de las civilizaciones. El mito de la leche está extendido por todo el mundo basado en la creencia de que es alta en proteínas y calcio y esencial para la salud, especialmente para los huesos. Sin embargo, los estudios muestran que son más los daños y efectos adversos para la salud que los beneficios.

Gracias a nuestro ingenio y tal vez a los instintos de supervivencia, adoptamos el dudoso acto de beber la leche de otras especies. Nadie niega la eficacia de la leche de vaca para los terneros, pero cuando estos crecen dejan de consumir la leche, y lo mismo se aplica a todos los mamíferos de la faz del planeta (menos los humanos).




Además cada animal produce la leche que sirve exactamente para su especie, y esto se aplica a la leche de vaca que contiene tres veces más proteínas que la leche humana que, obviamente, tiene que causar trastornos metabólicos en los seres humanos que la consumen, ya que esta diseñada para el consumo animal no para los humanos.

Los mitos del consumo de Leche

En conclusión, y como se ha explicado por el famoso Save Our Bones Program, contrariamente a lo que se dice por los medios de comunicación y los profesionales de la salud, programados para repetir únicamente lo que oyen sin tratar de entender si es correcto o no, beber leche y consumir productos lácteos no es beneficioso para la osteoporosis u otras discapacidades, sino todo lo contrario.

La prestigiosa universidad norteamericana de Harvard publica con cierta periodicidad un guía de alimentación saludable que ofrece recomendaciones nutricionales acerca de los alimentos que deben componer una dieta, recientemente la leche y los lácteos fueron reducidos significativamente.




Investigadores en la Escuela de Salud Pública de dicha universidad detectaron que altos consumos de productos lácteos se encuentran relacionados con el aumento de los riesgos de padecer cáncer de próstata y ovarios.

Alternativas a la leche convencional

Leche de Soja (soya)

La leche de soja se obtiene de la molienda de granos de soja humedecidos. Esta leche está considerada como uno de los mejores sustitutos de la leche de vaca. Ofrece menos proteínas (6 gramos en comparación con los 9 gramos que se encuentran en un vaso de leche entera) pero no tiene colesterol y tiene la mitad de grasas.

Leche de almendras

La leche de almendras es rica en vitamina E y vitamina B12, además de otras vitaminas y minerales. Tiene muy poca proteína, pero no tiene colesterol ni lactosa y aporta poca grasa.

Esta leche se obtiene de la molienda de almendras frescas y es conocida y usada desde la antigüedad en innumerables recetas culinarias y todo tipo de remedios caseros y médicos.




Leche de arroz

La leche de arroz se obtiene moliendo y filtrando granos de arroz integral. Esta leche es un buen sustituto para personas con intolerancia a la lactosa o que padecen alergia a la leche animal o a los frutos secos. No contiene apenas calcio. Tampoco contiene proteína. Por contra, esta leche contiene más carbohidratos que la leche animal.

NOTA: Muchas personas han pedido algunas citas bibliográfica de este articulo, y  por esa razón le dejare algunos: Diversos estudios, como los realizados por la geofísica Jane Plant, jefa científica del Brotáis Geológica Survey, y el doctor Daniel Cramer, de la Universidad de Harvard, indican que un alto consumo de leche de vaca está asociado a una mayor tasa de cáncer de mama, de colon y de estómago.

Comparte esta información para que la vean tus familiares y amigos, contribuyamos a crear un mundo más sano y mejor informado.

Si te gustó, Dale Me Gusta y COMPARTELO


Deja tu comentario y dinos si tienes alguna duda sobre lo que leíste